Hiroshima-jo   広島城

Fecha de publicación :
Hiroshima-jo

Castillo de Hiroshima bajo los cerezos en flor.

Hiroshima-jo

Castillo de Hiroshima de noche.

Hiroshima-jo

Entrada al Castillo de Hiroshima.

El castillo que ha reinado

En el Japón medieval, en cada provincia reinaba un señor feudal, un daimyo. Al final del siglo XVI, estos líderes desarrollaron una loca pasión por los castillos y construyeron muchas y magnificas ciudadelas. Nacido durante esta fiebre, el castillo de Hiroshima (Hiroshima-jo) ahora un museo, abre sus puertas para que todos puedan descubrir la historia de la ciudad.

El apodo de "el castillo de la carpa" se debe al color negro de sus muros exteriores que evocan las escamas del pez que lleva este nombre. El Hiroshima-jo está organizado según el esquema clásico de las fortalezas del Japón medieval: dos muros sucesivos, intercalados con fosos, que llevan a una fortaleza de cinco plantas. Esta deliciosa escapada histórica te transporta inmediatamente a la Edad Media, cuando las luchas por el poder y las demostraciones de fuerza eran el pan de cada día.

El edificio fue construido en 1590 en los terrenos de lo que hoy es Hiroshima, por voluntad del daimyo MORI Terumoto (1553-1625) quien reinaba en una región que se extendía desde Okayama a Kita-Kyushu. Construido para afirmar su poder sobre los otros señores que habían sido derrotados en la provincia, el castillo se convierte en el centro de una ciudad situada en un lugar ideal, en un punto central de tráfico de tierra y de mar. Así nace la ciudad que conocemos ahora como Hiroshima. 

El castillo fue destruido en el bombardeo atómico del 6 de agosto de 1945 y fue reconstruido, con todo su encanto original, en 1958.

Hoy en día, el edificio no es sólo un monumento. En su interior, el castillo es también un museo que muestra la historia de la ciudad a lo largo de los siglos. Una gran cantidad de documentos, mapas y modelos complementan el montaje y ayudan a mostrarle a los visitantes la evolución de la ciudad y la fortaleza. Una hermosa inmersión en un Japón ya desaparecido, pero nunca olvidado.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros