Kitano Tenmangu   北野天満宮

Fecha de publicación :
El funcionario SUGAWARA no Michizane, cuyo exilio seguido por catástrofes fueron el origen  del Kitano Tenmangu.

El funcionario SUGAWARA no Michizane, cuyo exilio seguido por catástrofes fueron el origen del Kitano Tenmangu.

Conjurar la mala suerte

Una vaca, exámenes completados con éxito y una maldición de mil años de edad ... estos elementos aparentemente disímiles se unen bajo la protección de Sugawara no Michizane (845-903), en cuyo honor fue fundado el santuario Kitano Tenmangu en Kyoto.

Cuando se acerca el período de exámenes académicos, el santuario se llena de grupos de estudiantes en uniforme. Los pórticos con placas votivas se inundan con los deseos de salir bien en la escuela y multitudes de jóvenes vienen a acariciar las cabezas de las estatuas de bueyes que caracterizan el lugar, para que sus propias cabezas funcionen adecuadamente.

Cólera divina

Este es uno de los santuarios más importantes y más antiguos de la antigua capital. Su fundación está relacionada con el alto oficial Sugawara no Michizane, injustamente condenado al exilio en una isla en el sur de Japón hasta su muerte en 903. Después de esto, una serie de calamidades y desastres le cayeron a la capital: incendios, terremotos, tormentas devastadoras y accidentes misteriosos...el espíritu en cólera de Michizane parecía estar ensañado contra Kyoto. Fue entonces que en 947 se construyó el Kitano Tenmangu, para apaciguar la ira de el funcionario exiliado. Sugawara no Michizane se convirtió en el emblema del conocimiento ya que era un erudito muy estudiado.

Pasear por el complejo es especialmente agradable en primavera cuando los ciruelos están en flor. El árbol emblemático del Kitano Tenmangu convierte el sitio en un mar de colores vibrantes. 

Todos los meses se lleva a cabo un mercado de pulgas en los confines del santuario, la oportunidad perfecta para un lindo paseo aderezado con interesantes compras. 

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros