Karuizawa   軽井沢

Fecha de publicación :
Onsen Hoshinoya.

Onsen Hoshinoya.

La calle principal del vecindario "Ginza" de Karuizawa.

La calle principal del vecindario "Ginza" de Karuizawa.

El templo Onioshidashien en el parque Onioshidashi.

El templo Onioshidashien en el parque Onioshidashi.

Un soplo de aire fresco

Si te sientes sofocado por la megalópolis de Tokio, si extrañas la naturaleza y el aire fresco, súbete en un tren y ven a Karuizawa.

Karuizawa fue una vez una ciudad estación en la ruta Nakasendo, el camino entre Edo (Tokyo) y Kyoto. A finales del siglo XIX, el misionero AC Shaw la visitó y se encontró con la agradable sorpresa de su frescura y sus aguas termales.

Karuizawa se convirtió en un lugar de encuentro para los occidentales ricos. De manera manera silimar a lo que pasó con Hakone, Karuizawa se convirtió en el sitio donde la gente de Tokio se escapaba para librarse del calor del verano o para visitar las aguas termales en otoño. También era un sitio popular para hacer compras ya que la ciudad contaba con muchos puntos de venta directa.

A una hora de Tokio

A una hora de Tokio con el Shinkansen puedes encontrar relajación, disfrutar del onsen, pasear por los relieves volcánicos, comer en buenos restaurantes y vistar algunos museos de arte contemporáneo.

La región tiene la ventaja de que la altura la hace bien fresca en verano. En otoño sus paisajes se transforman con los bellos colores de su rojo follaje.

El centro de la ciudad de Karuizawa tiene el onsen Hoshino y está lleno de nuevos y elegantes hoteles. En Kyu-Karuizawa hay muchos pequeños restaurantes distribuidos a lo largo de Ginza, la reproducción local de la Ginza deTokyo .

También se encuentra el antiguo Hotel Mikasa el cual recibió a los visitantes occidentales a principios del siglo XX y que se puede ver en la película de Hayao Miyazaki El viento se levanta.

En Naka-Karuizawa podrás visitar los museos Sezon y Senju, ambos diseñados por pioneros arquitectos japoneses.

Paraíso de los escaladores

Fuera de la ciudad hay una caminata de varios kilómetros de largo que lleva a algunos de los principales sitios naturales de Karuizawa:

El observatorio de Usui da una vista abierta de las montañas de Gunma y Nagano. Otro camino conduce a las cascadas Shiraito que forman una hermosa cortina de agua blanca.

Más adelante se encuentra el parque Onioshidashi en el medio de un paisaje de rocas volcánicas y dominado por el templo budista Onioshidashien.

Todos estos sitios se llenan masivamente de visitantes que vienen de Tokio durante la temporada del koyo, todos en la búsqueda de los mejores sitios para disfrutar el follaje amarillo y rojo de las montañas japonesas.

Karuizawa puede ser visitado como una escapada de un día antes de regresar a la bulliciosa Tokio, o como una parada en su camino a Nagano y Kanazawa a través de la Hokuriku Shinkansen.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros