Inicio > Hakone

Hakone
箱根

Torii de Hanoke

Un torii flotantante en Hakone

Vista del Monte Fuji

El Monte Fuji de noche

Hakone

El tren de Hakone

El funicular de Hakone

El funicular al Monte Fuji

Onsen de Hakone

Onsen de Hakone

La vecina tranquila del Fuji

Entre el Monte Fuji y la península de Izu, la zona turística de Hakone despliega su encanto. Con una gran gama de sitios naturales, museos y onsen, la montañosa Hakone se puede descubrir una y otra vez en una excursión o en un viaje de fin de semana. Tan cerca de Tokio, tan lejos de su frenético ambiente.

La estación de Shinjuku un sábado en una mañana de primavera. El típico ajetreo y multitudes. Turistas japoneses y extranjeros se preparan para escapar de la capital hacia la región de Hakone, tan popular por sus numerosas atracciones y por el relajamiento que promete. 


Perfecta como una tarjeta postal, Hakone atrae millones de visitantes durante todo el año, especialmente en verano, para disfrutar de las idílicas vistas de sus valles y de un tal Monte Fuji. No es de extrañar que Hakone siga siendo el destino turístico favorito de los habitantes de Tokio en el verano. Todos dejan atrás los rascacielos de Tokio para encontrarse con las altas montañas, los rascacielos naturales y atemporales de la región. La reconstrucción del puesto de control Seshisho Shiryokan cerca de Gora, es un recordatorio de que esta región fue la antigua puerta de entrada a Tokio, en aquel entonces conocida como Edo.

"Saludos desde Hakone"

Enclavada en el Parque Nacional Fuji-Hakone-Izu, Hakone se articula alrededor a su red de transporte que, de por sí, ya es una atracción. Esta línea ferroviaria circular se mueve a contrarreloj subiendo primero hacia el norte: Shinjuku, luego Hakone-Yumoto, después Miyanoshita y Gora. Todo el trayecto en tren dura alrededor de tres horas desde Tokio. 

Desde el tren se pueden entrever los valles desplegados. Aquí, la armonía del jardín Gora Koen deleita a los paseantes y niños, mientras que los amantes del arte admiran piezas impresionistas y contemporáneas en el Museo de Arte de Pola y su edificio futurista. En la línea que va de Hakone a Chokoku no Mori, el Museo al aire libre exhibe obras de Auguste Rodin, Pablo Picasso, Niki de Saint-Phalle. Aquí el arte se une con la naturaleza.

El Monte Fuji desde el lago Ashi

El tren se detiene y ahora uno se sube al funicular. Las cabinas ascienden para luego descender hasta llegar a Owakudani, un lugar volcánico donde se puede hacer una parada rápida y experimentar los nauseabundos humos volcánicos o degustar los huevos negros cocidos en el agua sulfurosa. ¡Y es que hay tantas curiosidades en Hakone!

El funicular continua su ruta hasta llegar a Togendai, al norte del lago Ashi. Aquí los botes o naves piratas para los turistas ayudan a descubrir los rojizos torii del Hakone Jinja y su imagen reflejada en las tranquilas aguas junto a la imagen del Fuji-san y sus nieves eternas. El río refleja el Monte Fuji en su totalidad, desde su base hasta su cima, desde sus bosques hasta las nubes, que son el techo de la montaña más alta de Japón. 

Pero  ya casi anochece y la nave debe continuar su viaje. Ahora atraca en la orilla sur, cerca de Hakone-machi o de Moto-Hakone, las dos ciudades principales del lago. Desde aquí se puede coger un tren a Tokio, pasando por Hakone-Yumoto y Odawara. Otra alternativa es pasar unos días adicionales en un ryokan y disfrutar de la belleza natural de Hakone en una de sus tantas aguas termales. Hakone se recorre como si fuera una escenografía, como un recuerdo. 

Al seguir navegando por este sitio web, está aceptando el uso de cookies para mejorar las experiencias del usuario, ofrecer contenidos personalizados pensando en los intereses del usuario, o para realizar estadísticas de visitas. Al continuar en este sitio web, está aceptando el uso de cookies. Para más información, y para configurar sus favoritos acerca de las cookies.