El Lago Ashi   芦ノ湖

Fecha de publicación :
 El lago Ashi de Hakone.

El lago Ashi de Hakone, son su torii flotante.

El reflejo del Fuji

El lago atrae y enamora a los visitantes que vienen a disfrutar de las aguas termales y los bosques de sus alrededores. Pero sin el reflejo del Monte Fuji, el lago Ashi - Ashinoko en japonés - no sería tan popular.

El agua aparentemente calma, una quietud que repentinamente se rasga por los botes que la atraviesan. De repente, el reflejo del Monte Fuji se distorsiona, su forma se estira y se rompe, la imagen se parte.

Puedes dejar de contemplar el agua pues pasará un tiempo antes de que todo vuelva la tranquilidad, a la inercia. A menos que, por supuesto, pase otro barco detrás del primero y quiebre la superficie del agua de nuevo, rompiendo también las esperanzas de los fotógrafos. 

Pero tal vez sea la espesa niebla la responsable de desencantar a muchos de los que vienen desde muy lejos para admirar y capturar el reflejo del legendario rey cubierto de nieve. Rey de la isla y más allá, emperador de Japón que a menudo se ha mitificado pero rara vez se ha escalado. El Monte Fuji se deja ver ... o tal vez no. El sol puede asomarse entre las cimas de las montañas cercanas ... o tal vez no.

Aislamiento absoluto

El Lago Ashi, un lago de cráter que se formó alrededor de la caldera del Monte Hakone, cuya última erupción fue hace tres mil años, vive de los reflejos e idílicas vistas en un aislamiento absoluto. Tal vez celoso de la preferencia que el artista HOKUSAI Katsushika (1760-1849) le dio a los lagos Kawaguchi y Suwa en sus famosas Treinta y seis vistas del Monte Fuji, hoy día el Ashinoko puede decir que es uno de los lagos más fotografiados de Japón, con el Monte Fuji, emblema del archipiélago, de fondo.

Bienvenidos a todos los que aspiran ser como Hokusai y quieren capturar las treinta y seis vistas del monte Fuji con sus cámaras desde la cubierta de un barco pirata, una curiosidad turística que navega sobre el lago. Tal vez estos barcos son una reminiscencia de una época de guerreros mitológicos, cuando el dragón de nueve cabezas que vivía en las profundidades de Ashinoko aterrorizaba a la población, hasta que un monje del Monte Komagatake lo convirtiera en una deidad protectora.

Afortunadamente ya no hay riesgos de dragones y el paseo por el lago es altamente recomendable. Dos empresas hacen la travesía del lago en unos treinta minutos, los "Hakone Sightseeing Boats" y "Izuhakone Sightseeing Boats" van de la costa sur (Hakone-machi o Moto-Hakone) a la costa norte (Togendai y Kojiri) y viceversa.

A lo lejos se vislumbra el Hakone Jinja. Cada 31 de julio, al caer la noche, los toro-nagashi, (linternas flotantes), hacen titilar el lago durante el Ashino-ko Kosui Matsuri, un festival que se celebra en honor al susodicho dragón de nueve cabezas. El sitio turístico más importante de la región ha convertido a este dragón en su emblema.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros