El 1ero de enero en Japón   元日

Fecha de publicación :
Kadomatsu, la decoración que se pone en las entradas, hecha de pino y bambú.

Kadomatsu, la decoración que se pone en las entradas, hecha de pino y bambú.

Jûbako, la cajita de 3 pisos que contiene el osechi ryôri, el plato especial del primero de enero.

Jûbako, la cajita de 3 pisos que contiene el osechi ryôri, el plato especial del primero de enero.

Kagami mochi, una ofrenda a los dioses.

Kagami mochi, una ofrenda a los dioses.

Las multitudes asisten a los templos el primero de enero. Aquí el Senso-ji de Tokyo.

Las multitudes asisten a los templos el primero de enero. Aquí el Senso-ji de Tokyo.

Joya-no-kane, las 108 campanadas de los monjes del templo Chion-in en Kyoto.

Joya-no-kane, las 108 campanadas de los monjes del templo Chion-in en Kyoto.

Una mujer vestida con kimono frente al templo Senso-ji en Asakusa, un primero de enero.

Una mujer vestida con kimono frente al templo Senso-ji en Asakusa, un primero de enero.

Ritos y tradiciones para empezar el año

Entre la reunión familiar, los rituales ancestrales y la comida festival, el 1ero de enero es probablemente el día más importante del año en Japón.

El día de Año Nuevo en Japón (ganjitsu en japonés) se ha celebrado desde 1948. Incluso algunas compañías y oficinas están cerradas desde el 29 de diciembre al 3 de enero para que la gente pueda celebrar este momento. Es una celebración familiar para recibir al Toshigami, deidad shinto del nuevo año que bendice los hogares. Desde el siglo VI Toshigami representa tanto los ancestros tutelares de la familia como la divinidad de las cosechas.

Limpieza total

La preparación comienza el 13 de diciembre que era el día de limpieza en el castillo de Edo durante el shogunato Tokugawa (1603-1868). Hoy día, toda la familia participa de esta actividad. Es un equivalente a la limpieza de primavera en otras partes del mundo.

Regalos y decoraciones

La entrada de la casa se decora con los kadomatsu, un arreglo hecho con ramas de pino (símbolo de la longevidad) bambú y la paja. Siempre se pone uno a cada lado de la puerta para que así Toshigami pueda encontrar la casa.
En la casa, la preparación de Kagamimochi mantiene ocupados a todos los miembros de la familia. Esta es una ofrenda para Toshigami compuesta por dos mochi una naranja amarga, símbolo de prosperidad. Todo se presenta en el tokonoma, la alcoba de la casa.

Tan largo como un soba

El 31 de diciembre se prepara el osechi ryori, la comida del Año Nuevo, que también es una ofrenda. Esta comida sólo se prepara para esta ocasión y se presenta en una caja laqueada con tres o cuatro pisos, la jūbako. Por la noche tradicionalmente se come soba, los soba toshikoshi, que simbolizan el paso al año que entra, para que la vida sea tan larga como un soba.

Después vienen las 108 campanadas de la medianoche del 31 de diciembre. Toshigami llega con la salida del sol el 1ero de enero. Los japoneses admiran el Hatsuhinode: el primer amanecer el año, una costumbre que viene de la ceremonia tradicional de la familia imperial y que todavía se practica hoy en día. Después de recibir a Toshigami, la familia comparte una comida en casa, el Osechiryôri y el zoni, una sopa con mochi, acompañado con toso, un sake picante especial de año nuevo para desearle buena salud a la familia.

Vestidos de fiesta

Los japoneses visten sus kimonos aunque esta tradición se ha ido perdiendo.

Las familias también tienen la costumbre del otoshidama, un regalo que se da a los niños en una bolsa especial. Los niños pequeños esperan este día como en occidente esperan la Navidad. Por último, no olvidemos las nengajo, las tarjetas de deseos japonesas.

Multitudes en el templo

Una vez que toda la familia está reunida viene el hatsumode, la primera visita al templo  (templo budista o santuario sintoísta). Este día y los que le siguen, los templos están llenos con multitudes. En los templos más grandes (Meiji Jingu en Tokio, Narita-san en Chiba o Senso-ji en Asakusa), los fieles lanzan sus objetos desde lejos, pues difícil acercarse al altar. La verdad es que esta época del año no es la mejor para visitar los templos.

Pocas palabras

La palabra que debes recordar el 31 de diciembre es: Yoi o otoshi: "¡Feliz Año Nuevo!" y del 1 de enero: Akemashite omedeto: "¡Felicidades por este nuevo año!"

Por cierto que el 2017 es el año del gallo, símbolo de éxito en los negocios ...

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros